Patrimonio de la humanidad es el título conferido por la UNESCO (La Organización de las Naciones, la Educación, la Ciencia y la Cultura) a lugares específicos del planeta para catalogar, preservar y dar a conocer su importancia cultural o natural para la herencia común de la humanidad.
Quiero enseñaros estos sitios y monumentos maravillosos y aseguraros, que los lugares menos conocidos os van a sorprender gratamente.

martes, 31 de enero de 2017

Parque Nacional del Pirin. Bulgaria

Se extiende por la mayor parte de las montañas del Pirin, en el suroeste de Bulgaria. Tiene una extensión de 274 km², y su altitud varía entre 1.008 y 2.914 msnm. En los límites del parque se sitúan dos reservas naturales: Bayuvi Dupki–Dzhindzhiritsa y Yulen. Su paisaje es típico de las zonas kársticas de los Balcanes, con sus lagos, cascadas, grutas y bosques de coníferas.  La zona añadida es en su mayor parte un macizo montañoso con praderas alpinas, desprendimientos rocosos y picos que culminan a más de 2.000 metros de altura. Hay una amplia variedad de especies animales incluyendo muchas especies endémicas y relictos glaciales entre la fauna de invertebrados. Especies de aves y mamíferos amenazadas, incluyen el oso pardo, el lobo gris, la marta, la garduña roca, el turón, el tejón, la nutria, el gato montés, el ciervo, el corzo, el jabalí, el rebeco de los Balcanes, el águila real, el urogallo, grévol, búho real, pito negro y el carpintero de tres dedos.

                                                   foto:  Nigel Blandford


                                          foto: Nacho Castejón Martínez


                                                       foto: Philippe Henry


                                           foto: Vyara Iskrova



                                                        foto:  Giannis Liontas


                                                      foto:  Giannis Liontas



                                                    foto:  Giannis Liontas


                                                        foto:  Giannis Liontas

                                                    Melnik

                                        foto: Luis Guillermo Pineda Rodas


lunes, 30 de enero de 2017

Ciudad amurallada de Bakú. Azerbaiyán

Los orígenes de Bakú se remontan siglo VI d. C.; sin embargo, sólo se tiene constancia escrita de su existencia desde el 885 d.C. Ganó importancia cuando el gobernante shirvanshah, Akhsitan I, hizo de Bakú la nueva capital. En 1501, el shah safávida Ismail I sitió la ciudad. En esta época  fue encerrada dentro de las líneas de fuertes murallas. El 26 de junio de 1723, tras un largo asedio y fuego de cañón la ciudad se rindió a los rusos.. En 1795 Bakú fue invadida por Aga Muhammad Khan para defenderse de las ambiciones de la Rusia zarista de subyugar el Cáucaso Sur. En 1813, Rusia firmó el tratado de Gulistan con Persia, que preveía la cesión de Bakú y la mayor parte del Cáucaso desde Irán y su anexión a Rusia. En 1991, con la disolución de la Unión Soviética, Bakú se convirtió en la capital de la nueva República independiente de Azerbaiyán.

                                                       foto: Dan Mason


El centro de Bakú es la ciudad vieja, una antigua fortaleza. Aún se conservan muchas de las murallas y torres, que fueron fortificadas después de la conquista rusa el 1806. Esta parte es muy pintoresca, con un laberinto de callejas estrechas y empedradas y edificios antiguos. Entre ellos destacan el Palacio de los Sirvansás o Şirvanşahlar Sarayı (siglos XV-XVI), dos serrallos de caravanas (antiguas fondas), la Torre de la Doncella o Gız Galası (del siglo XI, con una bonita vista sobre el puerto), los baños persas y la mezquita del Viernes (donde se encontraba el Museo de la Catifa y las Artes Aplicadas, y ahora nuevamente mezquita.

                                                           foto: cercamon



                                                        foto: Dan Mason


 Palacio de los Shirvanshahs
                                                          foto: cercamon



  fuente: Stephen & Claire Farnsworth



                                                            foto: cercamon 




                                                         foto: Simon Hooks


                                                                   foto: cercamon


La Torre de la Doncella ( Qız Qalası) fue construida en el siglo XII, o posiblemente antes - su estilo arquitectónico y secuencia de construcción es oscura, y algunos estiman que su antigüedad se remonta a 2.500 años, pero es improbable. Fue construida por el arquitecto del siglo XII Masud ibn Davud, quien era probablemente el padre del arquitecto de la torre redonda de Mardakan.
 
                                                        foto: cercamon



                                                         foto: Simon Hooks



                                                            foto: cercamon


 Los baños persas 

                                              foto: vagabondblogger


                                                   foto: vagabondblogger


                                                       foto: dcwpugh



                                                           foto: cercamon



                                                         foto: Chiara Neve



                                                                foto: Chiara Neve



                                                    foto: Dan Mason



La iglesia ortodoxa

                                                            foto: Chiara Neve


Teatro de Ópera y Ballet Académico Estatal de Azerbaiyán

                                                     foto: Simon Hooks



                                                            foto: Dan Mason


La estación central de ferrocarril del 1880

                                                        foto: Simon Hooks 



domingo, 29 de enero de 2017

Conjunto arqueológico de Tarraco. España

Fue una de las principales ciudades de Hispania y capital de la provincia romana Hispania Citerior o Hispania Tarraconensis. Se encuentra en Tarragona. En el año de 217 a. C. llegaron las fuerzas romanas a cargo de Publio Cornelio Escipión el Africano a Tarraco, que fue el alojamiento de invierno entre los años 211 y 210. La población fue mayormente leal a los romanos durante la guerra. Livio les llamó aliados y amigos del pueblo romano (socii et amici populi Romani) y los pescadores de Tarraco (piscatores Tarraconenses). Durante los siguientes siglos Tarraco constituye una base de abastecimiento y residencia de invierno/ verano durante las guerras contra los celtíberos, igual que ocurrió durante la segunda guerra púnica. Por eso se supone una presencia militar en este periodo, posiblemente en el área más alta del actual casco antiguo.


                                                                     foto: Fernando López


La muralla romana se construyó a fines del siglo III a.C., aunque los especialistas aún no se han puesto de acuerdo de si fue durante la 2.ª guerra púnica o posteriormente. Se sabe que sufrió una ampliación a lo largo del siglo II a.C., seguramente durante la formación de la ciudad.  De esta época se conservan tres torres originales: la de l'Arquebisbe, la del Cabiscol y la de Minerva.

                                                                     
                                                             foto: yoli serra


El teatro fue construido en época de Augusto a finales del siglo I a.c., como resultado de la monumentalización del Fórum de la Colonia, y era uno de los edificios más emblemáticos de Tarraco.

                                                       foto: Mercè Grané


El anfiteatro fue construido a finales del siglo II d.C., en un espacio que había sido un área funeraria. En él se disputaban todo tipo de espectáculos, como la munera (lucha de gladiadores) o las venationes (luchas con animales). También cacerías, exhibiciones atléticas y suplicios de muerte (así como matanzas de cristianos).

                                                  foto: Rafael dP. Iberia-Hispania


                                                                foto: Rafael dP. Iberia-Hispania



                                                       foto: Rafael dP. Iberia-Hispania

 

Los vestigios arqueológicos del foro de la Colonia fueron documentados a partir de la segunda mitad del S.XIX, cuando fueron derribadas las antiguas murallas renacentistas que cerraban la ciudad a la altura de la actual Rambla Nova. El conjunto está formado por dos zonas separadas por la Calle Soler y unidas entre sí por un puente metálico sobre la calle. En la primera zona, ubicada entre las calles Lleida, Cervantes y Soler, se encuentra la basílica jurídica, una tribuna y restos de casas anteriores; mientras que en la segunda zona, delimitada entre las calles Soler, Cervantes y Fortuny, se encuentra parte del Capitolio, restos de una plaza y de una isleta de casas parcialmente rodeada por calles, una de ellas empedrada.

                                                  foto: Rafael dP. Iberia-Hispania



                                                      foto: Rafael dP. Iberia-Hispania


El Foro fue construido  en el año 73 d.C., por orden del emperador Vespasiano. Su uso se mantuvo hasta la mitad del siglo V, a partir del cual se ocuparon los edificios que rodeaban la plaza como viviendas privadas. A partir del siglo XII se urbanizó el interior de la plaza y se definió un trazado de calles que se ha mantenido hasta la actualidad. Este espacio corresponde al entramado de calles que conforman buena parte del barrio medieval de Tarragona.
La basílica, lugar de reunión social, administrativa, política y también judicial, era un edificio cubierto de tres naves, la nave central era el doble de ancha que las laterales

                                            foto: Rafael dP. Iberia-Hispania


De las bóvedas que rodeaban a la plaza de representación, se conservan varios tramos, como el que enlaza con la torre del pretorio.


                                                                foto: Fernando López 

                                                               

                                           Torre del Pretorio

                                                    foto: Rafael dP. Iberia-Hispania 




                                                 foto: Rafael dP. Iberia-Hispania 



El Circo fue construido a finales del siglo I d.c. por el mandato del emperador Domiciano. En él se celebraban los ludi circenses (carreras de caballos). Se mantuvo en uso hasta mediados del siglo V momento en que la arena y las bóvedas perimetrales fueron trasformadas en nuevos espacios residenciales (La ciudad se recogió en la "parte alta" a partir del siglo V debido a la creciente desestabilidad del imperio romano, ocupando las antiguas instalaciones del forum provincial y del circo). Durante las siguientes épocas se aprovecharon progresivamente las estructuras originales como soporte de las nuevas construcciones, de manera que el circo acabó por incrustarse en el mismo centro urbano de Tarragona, lo que curiosamente facilitó que sea probablemente el mejor conservado del mundo.

                                                           foto: yoli serra




                                                                       foto: Fernando López


La cantera romana del Médol  es la más grande de las seis canteras romanas que rodean Tarraco.

                                                       foto: Mercè Grané



                                                              foto: carmen.gb



La Villa-mausoleo de Centcelles está ubicada en el actual término municipal de Constantí, a 7 km de Tarragona, muy cerca del río Francolí. Es uno de los monumentos romanos, conservados, más importantes de España, con una cúpula recubierta de mosaicos de excepcional valor. El lugar fue ocupado por una gran villa del alto imperio, si bien el primer asentamiento romano data del siglo I a. C. Entre los siglos I y II se construyó la gran villa romana de la cual solo se conserva una parte reducida de su planta, consistente en un gran espacio donde se encontraron dolia romanos utilizados para almacenar productos agrícolas.

                                                               foto: Alberto



                                                         foto: Instant2010



                                                          foto: carmen.gb



                                                     foto: carmen.gb


El cementerio paleocristiano es un conjunto funerario de época tardorromana de mediados del siglo III ubicado fuera del casco urbano, cerca del río Francolí, que perdura hasta el siglo V.

                                                                         foto: Sebastià Giralt


La Torre de los Escipiones es una torre funeraria construida por los romanos a las afueras de Tarraco. Se construyó en la mitad del siglo I d.c.

                                                foto: Rafael dP. Iberia-Hispania


La Villa Romana de los Munts está ubicada en el municipio de Altafulla, a unos 10 km de Tarragona, sobre una pequeña colina cerca de la playa. En la época romana, las grandes villas del campo no sólo eran lugares de ocio y esparcimiento, sino también eran centros de producción agrícola, ganadera o industrial. Junto al área residencial, había edificios funcionales apropiados para una casa de labor, como bodegas, establos, graneros, almacenes de cereales. También había hornos y herrerías para actividades artesanas y, finalmente, viviendas para los sirvientes y los esclavos, que eran los que realizaban las labores del campo.

                                                foto: Rafael dP. Iberia-Hispania



                                                             foto: Rafael dP. Iberia-Hispania




                                                               foto: Rafael dP. Iberia-Hispania



                                                                  foto: Rafael dP. Iberia-Hispania



                                                                foto: Rafael dP. Iberia-Hispania


El Arco de Bará está a unos 20 km de Tarragona. La construcción del monumento deriva del testamento de Lucio Licinio Sura y se hizo en el reinado de Augusto, sobre el año 13 a. C.

                                                          foto: Juliano Madureira 


Acueducto de les Ferreres está a  25 km de Tarragona. Fue construido en el siglo I a.C. por Augusto y suministraba agua desde el río Francolí a la ciudad de Tarraco. Se utilizó hasta bien entrado el siglo XVIII.

                                                            foto: Sebastià Giralt


                                                          foto: Sebastià Giralt