Patrimonio de la humanidad es el título conferido por la UNESCO (La Organización de las Naciones, la Educación, la Ciencia y la Cultura) a lugares específicos del planeta para catalogar, preservar y dar a conocer su importancia cultural o natural para la herencia común de la humanidad.
Quiero enseñaros estos sitios y monumentos maravillosos y aseguraros, que los lugares menos conocidos os van a sorprender gratamente.

viernes, 17 de agosto de 2018

Procedimientos y técnicas artesanales de obtención de fibras vegetales para talcos, pintas y crinejas del sombrero pintao. Panamá

Las fibras se obtienen mediante procedimientos manuales utilizando cinco clases de plantas y barro. Los artesanos realizan trenzados y talcos con distintos motivos, y también pintas. Cultivan las plantas, trabajan las materias primas, trenzan las fibras y confeccionan con ellas este tipo de sombrero que forma parte de la indumentaria de todas las regiones del país en los bailes folclóricos y las fiestas comunitarias. Esta práctica artesanal fomenta la solidaridad social, habida cuenta de que se fomenta la creación de cooperativas y agrupaciones de sombrereros y cultivadores. En el marco de los esfuerzos realizados para salvaguardar este elemento del patrimonio cultural destaca la creación del Museo del Sombrero Pintao, situado en el distrito de La Pintada, donde se muestran la vida y técnicas de los artesanos, así como sombreros de diversas épocas. Además, Panamá celebra el 19 de octubre de cada año el Día Cívico y de Conmemoración del Sombrero Pintao y la Dirección General de Artesanías Nacionales organiza, por su parte, ferias y mercados artesanales para promover este producto. Los procedimientos y técnicas de fabricación de sombreros se transmiten de generación en generación y se organizan concursos de trenzado para alentar a los sombrereros a perfeccionar su arte. Hay más de 400 artesanos que ejercen este oficio, viven de él y se muestran orgullosos de sus creaciones.










lunes, 13 de agosto de 2018

La tradición de preparar y compartir la ‘dolma’. Azerbaiyán, Irán

La “dolma” es un picadillo a base de carne, cebolla, arroz, guisantes y especias que sirve para confeccionar bocaditos con una envoltura de hoja vegetal –fresca o hervida– y para rellenar frutas o verduras. Su nombre es una abreviación del vocablo túrquico “doldurma”, que quiere decir “relleno”. Esta preparación culinaria tradicional, consumida en común en las familias y comunidades locales, está extendida por todas las regiones de Azerbaiyán y el conjunto de la población estima que constituye un elemento sumamente importante de sus prácticas culturales. La “dolma” se prepara y se disfruta en ocasiones especiales y reuniones sociales, y es todo un símbolo de sentimientos de solidaridad, respeto y hospitalidad. Los depositarios de este elemento del patrimonio cultural son las personas que cocinan –mujeres, en su gran mayoría– y el conjunto más vasto de quienes lo utilizan con diversos fines de índole social y cultural. La transmisión informal del elemento se efectúa de padres a hijos en el seno de las familias y la transmisión formal en centros de enseñanza profesional o mediante sistemas de aprendizaje. 












viernes, 10 de agosto de 2018

Catedral de Naumburgo. Alemania

Se encuentra en el sitio de una antigua catedral que databa del siglo XI y fue construida en su mayor parte en la primera mitad del siglo XIII. Es un perfecto ejemplo de la transición arquitectónica entre el estilo románico tardío sajón y el gótico primitivo. Nikolaus von Amsdorf instauró en ella el culto luterano en 1542. El último obispo católico residente en Zeitz, Julius von Pflug, murió en 1564 y el obispado desapareció absorbido por el ducado de Sajonia. La catedral perdió entonces su función de asiento episcopal, aunque siguió conservando el nombre.


                                                                    foto: Björn 



                                                              foto: Harald Henkel







                                                              foto: Adam Lederer


La nave principal se erigió en la primera mitad del siglo XIII en estilo románico.



El altar de Santa María es un tríptico del gótico tardío (de hacia el año 1510) que muestra a la Virgen María y al Niño flanqueados por santa Bárbara, santa Catalina y los Apóstoles.



 En el altar del coro oriental se representa a la Virgen y al Niño con figuras de santos a ambos lados. En una columna del crucero hay adosado un púlpito con ornamentación del año 1466.



 El coro occidental data del siglo XIII y es gótico. Es destacada por su estatuaria, incluyendo la célebre de la margravesa Ute de Naumburgo (1243-1249) y las del presbiterio occidental, donde el llamado maestro de Naumburgo realizó las famosa estatuas de los fundadores, ubicadas alrededor del coro, conjunto que representa indudablemente el apogeo de la escultura alemana medieval. Existen también una serie de altorrelieves que representan escenas de la Pasión



El pórtico de la sala de lectura occidental.

visitapenasco.com.mx


lunes, 6 de agosto de 2018

Ronda casa por casa de las máscaras “kurenti”. Eslovenia

Es una costumbre típica de las carnestolendas que se practica desde el 2 de febrero, día de la Candelaria, hasta el Miércoles de Ceniza. Antiguamente, las máscaras “kurenti” iban de ronda solamente por los pueblos, pero ahora también desfilan por la ciudad de Ptuj. Según la creencia popular, el sonido de los cencerros que llevan y el palo que blanden en la mano tienen la virtud de alejar a los espíritus malignos y traer la felicidad a los hogares por los que pasan. Normalmente, los que practican esta costumbre tradicional actúan en grupo y algunos de ellos crean asociaciones. Una depositaria importante de esta práctica cultural es la Federación de Asociaciones de “Kurenti”, que desempeña una función coordinadora. Este elemento del patrimonio cultural contribuye fortalecer los vínculos de amistad entre las personas, y las comunidades interesadas lo consideran un elemento esencial de su identidad regional. Los jardines de la infancia y las escuelas primarias participan en la labor de salvaguardia del elemento, y los cursos impartidos en el sistema educativo oficial o en talleres de carácter informal contribuyen a mantener el afecto y el respeto por esta tradición. Las prácticas y los conocimientos vinculados a la práctica de esta costumbre se suelen transmitir sobre todo en el seno de las familias, y los jóvenes que forman parte de los grupos de “kurenti” aprenden mucho también de los miembros de más edad. Asimismo, los centros docentes y los museos desempeñan un papel importante en la salvaguardia de la viabilidad del elemento, organizando actividades, talleres y concursos.