Patrimonio de la humanidad es el título conferido por la UNESCO (La Organización de las Naciones, la Educación, la Ciencia y la Cultura) a lugares específicos del planeta para catalogar, preservar y dar a conocer su importancia cultural o natural para la herencia común de la humanidad.
Quiero enseñaros estos sitios y monumentos maravillosos y aseguraros, que los lugares menos conocidos os van a sorprender gratamente.

viernes, 26 de mayo de 2017

La epopeya mora T’heydinn. Mauritania

Comprende decenas de poemas que exaltan las gloriosas hazañas de los emires y sultanes moros. Pone de relieve los valores ancestrales subyacentes al modo de vida de la comunidad mora de Mauritania y es un exponente literario y artístico de la lengua hasaniya. Los griots la interpretan con el acompañamiento de timbales y de instrumentos de cuerda tradicionales, como el laúd y el arpa.  La epopeya T’heydinn constituye de hecho un vínculo permanente entre los intérpretes y sus tribus; cada familia de griots tiene un repertorio particular que se distingue de los demás. La epopeya se recita con motivo de acontecimientos sociales como bodas, actos solemnes de reconciliación e invitaciones. Estos espectáculos representan una ocasión para celebrar reuniones tribales, regionales o familiares que estrechan los vínculos sociales y fomentan una cultura de paz social y ayuda mutua. Sin embargo, la interpretación de la epopeya T’heydinn está declinando. Los griots que la conocen a fondo son ya muy pocos y, además, son de edad provecta en su mayoría. Por otra parte, la demanda para la representación de la epopeya ha disminuido y los griots jóvenes tienden a interpretar una versión resumida o conocen tan sólo algunos de sus episodios. Todos estos factores ponen en peligro la viabilidad de la epopeya T’heydinn. 

                                        fuente: Viagem e Turismo - Abril.com

martes, 23 de mayo de 2017

El Naqqāli, narración dramática iraní

Es la forma más antigua de representación teatral en la República Islámica del Irán y durante mucho tiempo desempeñó un papel importante, tanto en las cortes reales y principescas como en las aldeas. El narrador, denominado naqqāl, recita historias en verso o en prosa con gestos y movimientos. A veces, los relatos se acompañan con música instrumental y se ilustran con rollos de tela pintados. La función del naqqāl es divertir al público y transmitir la literatura y cultura persas. Debe conocer las expresiones culturales, lenguas, dialectos y músicas tradicionales de su región. Este arte narrativo requiere un talento considerable, una excelente memoria y buenas dotes de improvisación para conquistar al público. Sus ejecutantes van vestidos sencillamente, pero a veces durante las representaciones se tocan la cabeza con un yelmo antiguo o revisten un peto para representar más vívidamente las escenas de batallas. Las mujeres naqqāl actúan ante públicos de ambos sexos. El Naqqāli se representaba antaño en los cafés, en las tiendas de los nómadas, en los hogares y en algunos sitios históricos como los antiguos caravasares. Sin embargo, la pérdida de popularidad de los cafés y la aparición de nuevas formas de diversión han entrañado una disminución del interés por las representaciones del Naqqāli. El envejecimiento de los maestros de este arte narrativo (los morsheds) y el creciente desinterés de las generaciones más jóvenes han provocado una brusca disminución del número de narradores de talento, haciendo peligrar así la supervivencia de este arte dramático.  

fuente: 유네스코와 유산 - 유네스코한국위원회




 fuente: 유네스코와 유산 - 유네스코한국위원회




viernes, 19 de mayo de 2017

Patrimonio inmaterial de Kenia

Tradiciones y prácticas vinculadas a los kayas en los bosques sagrados de los mijikendas
Los mijikendas son un pueblo integrado por nueve grupos étnicos de habla bantú que viven en los kayas de los bosques situados a lo largo del litoral marítimo de Kenya. La identidad de los mijikendas se manifiesta a través de tradiciones orales y expresiones artísticas vinculadas con los bosques sagrados, que son también un vivero de plantas medicinales valiosas. Los códigos de ética y sistemas de gobernanza de los mijikendas están constituidos por esas tradiciones y prácticas que comprenden, entre otras, invocaciones religiosas, juramentos, ritos fúnebres, sortilegios, asignaciones de nombres a los recién nacidos, ritos de iniciación, actos de reconciliación, matrimonios y ceremonias de coronación. Los kayas son asentamientos fortificados que forman un espacio cultural indispensable para la expresión de las tradiciones vivas que ponen de relieve la identidad, continuidad y cohesión de las comunidades mijikendas. La explotación de recursos está reglamentada en los kayas por conocimientos y prácticas ancestrales que han contribuido a la conservación de la biodiversidad. El Kambi (Consejo de Ancianos) está encargado de la custodia de los kayas, así como de la salvaguarda de las expresiones culturales vinculadas a estos asentamientos. 

 fuente: 유네스코와 유산 - 유네스코한국위원회


La danza isukuti de las comunidades isukha e idakho 
Ejecutada con ritmo rápido, enérgica y apasionada, la danza “isukuti” es un baile festivo tradicional  con acompañamiento de tambores y cantos. Instrumento esencial de transmisión de valores culturales y de convivencia armoniosa entre las familias y las comunidades, esta danza acompaña la mayoría de las etapas y momentos importantes de la vida de éstas: nacimientos, ritos de iniciación, matrimonios, funerales, conmemoraciones, inauguraciones, ceremonias religiosas, eventos deportivos y otros tipos de reuniones y actos públicos. La danza debe su nombre a los tambores utilizados para ejecutarla, que siempre se tocan en conjuntos de tres tamaños (grande, mediano y pequeño) y suelen ir acompañados por un cuerno de antílope y sonajas metálicas. La danza la conduce un solista que canta coplas temáticas al ritmo marcado por los tambores y los pasos de los bailarines que forman dos filas separadas: una para los hombres y otra para las mujeres. La transmisión de esta danza y la frecuencia de su práctica están disminuyendo considerablemente. Muchos de sus depositarios son de edad avanzada y no encuentran sucesores a los que puedan transmitir sus conocimientos. La carencia de recursos financieros y de materiales para fabricar los instrumentos musicales y confeccionar los atavíos de los bailarines representa también un obstáculo para la transmisión. Por último, muchos compositores optan por trabajar para géneros musicales más comerciales y una gran parte del público prefiere las diversiones y espectáculos más modernos.  

                                                                            fuente: Unesco