Patrimonio de la humanidad es el título conferido por la UNESCO (La Organización de las Naciones, la Educación, la Ciencia y la Cultura) a lugares específicos del planeta para catalogar, preservar y dar a conocer su importancia cultural o natural para la herencia común de la humanidad.
Quiero enseñaros estos sitios y monumentos maravillosos y aseguraros, que los lugares menos conocidos os van a sorprender gratamente.

martes, 20 de octubre de 2015

Sitio arqueológico de Delfos. Grecia

El santuario de Delfos se sitúa en la Fócida, provincia de Grecia Central, a 177 kilómetros al norte de Atenas y a 10 kilómetros del golfo de Corinto, a los pies del monte Parnaso. En Delfos había caído el «ónfalos», la piedra que se había tragado Crono, padre de Zeus. Apolo fundó allí uno de sus principales santuarios, después de vencer a la serpiente Pitó, que allí vivía, para apoderarse de su sabiduría. Estableció su oráculo, al que acudían los griegos para preguntar a los dioses sobre todo tipo de cuestiones, haciendo que una sacerdotisa, llamada Pitia o Pitonisa, en memoria de la serpiente Pitó, transmitiera las respuestas. El oráculo se consultaba desde el siglo VIII a. C. y la fama se extendió rápidamente por las naciones vecinas; algunos reyes o personajes relevantes enviaban embajadas a preguntar el parecer del dios. Casi todas las colonias griegas fueron fundadas bajo la influencia del oráculo, y después Apolo era el patrón de las nuevas colonias. Giges de Lidia hizo importantes donaciones al templo, pero las más importantes donaciones fueron las de Creso.

                                                           foto: Javier Sánchez

Las ruinas del Templo de Apolo se remontan al siglo IV a. C., pertenecen a un templo dórico periptero. Fue edificado sobre los restos de un templo anterior, fechado en el siglo VI a. C., que a su vez fue erigido en el emplazamiento de otro del siglo VII a. C. Su construcción se atribuye a los arquitectos Trofonio y Agamedes. Delante del templo  estaba situado el altar de los sacrificios.

                                                        foto: Javier Sánchez


                                                       foto: rosagdelpozo


Los «Tesoros» eran pequeñas capillas donde se guardaban los exvotos y las donaciones que frecuentemente consistían en ricas y valiosas joyas. El Tesoro de los atenienses es el mejor conservado porque fue restaurado por arqueólogos franceses entre 1903 y 1906.

                                                     foto: fernandomartinezhinojal


                                                      foto: Javier Sánchez

Teatro es uno de los mejor conservados de todo el mundo griego. Fue construido en el siglo IV en piedra caliza del monte Parnaso y tenía capacidad para 5.000 espectadores. Se encuentra en las inmediaciones del templo de Apolo, apoyando su «koilon» o graderío en la ladera del monte Parnaso lo que le dota de unas espectaculares vistas de todo el santuario y del valle de Cirra, repleto de olivos.

                                                           foto: Javier Sánchez

El estadio se encuentra al oeste del santuario, en la zona más elevada del conjunto arqueológico.

                                                                   foto: jokin.lacalle


                                                          foto: Fernando Blaya


                                                             foto: Fernando Blaya


Fuera del «témenos» o recinto sagrado del Santuario se encuentran los restos de un «tholos», templo de planta circular, con naos circular, datado en el siglo IV a.C. Se construyó en el siglo V a.C. y fue ampliado posteriormente en el siglo II d.C. por Herodes Ático.

                                                    foto: Corachan Guasch


                                                                 foto: Pilar Torres


                                                 foto: Luis Guillermo Pineda Rodas



                                                           foto: Javier Sánchez


                                                              foto: Olga Díez


                                                        foto: Javier Sánchez


                                                              foto: elaios2008


No hay comentarios:

Publicar un comentario