Patrimonio de la humanidad es el título conferido por la UNESCO (La Organización de las Naciones, la Educación, la Ciencia y la Cultura) a lugares específicos del planeta para catalogar, preservar y dar a conocer su importancia cultural o natural para la herencia común de la humanidad.
Quiero enseñaros estos sitios y monumentos maravillosos y aseguraros, que los lugares menos conocidos os van a sorprender gratamente.

domingo, 11 de diciembre de 2016

Ibiza, biodiversidad y cultura. España

Está situada a 79 km al este de la Península ibérica, frente a Denia, 80 km al suroeste de la isla de Mallorca, y 3 km al norte de Formentera. Fue colonizada por los cartagineses desde 654 a. C., año en que fundaron Ibosim ("ciudad del dios Bes", actual ciudad de Ibiza) como factoría naval y fortaleza estratégica. Ibiza proporciona un excelente ejemplo de la interacción entre los ecosistemas marino y costero. Las densas praderas de Posidonia oceanica (hierba marina), una importante especie endémica que se encuentra sólo en la cuenca mediterránea, contiene y sostiene a una diversidad de vida marina. La isla conserva evidencias considerables de su larga historia. Los lugares arqueológicos de Sa Caleta (asentamiento) y Puig des Molins (necrópolis) testifican el importante papel que tuvo la isla en la economía mediterránea en la protohistoria, particularmente durante el periodo fenicio-cartaginés. La fortificada Ciudad Alta (Alta Vila) es un destacado ejemplo de arquitectura militar renacentista; tuvo una profunda influencia en el desarrollo de las fortificaciones en los asentamientos españoles en el Nuevo Mundo.

                                                         foto: Jordi Joan Fabrega



                                                 foto: Jordi Joan Fabrega

                                          Cala de St. Vicenç

                                                         foto: Xavier E Traité

  

                                               Salinas de Ibiza

                                                      foto: www.weare.es


                                               fuente: Vinya den Palerm


Tras las ocupaciones vándala y bizantina (siglos VI - VIII), las islas Baleares, entre ellas Ibiza, cayeron en una etapa de anarquía. Los árabes tomaron posesión de su territorio en el 902 y se asentaron en la ciudad que hoy pervive como capital, la parte antigua de la cual recibe el nombre de Dalt Vila (‘ciudad alta’).  Jaime I de Aragón concedió la reconquista de las islas Pitiusas, pertenecientes en ese momento a la Taifa de Denia, al arzobispo electo de Tarragona, Guillermo de Montgrí, que se asoció con el conde del Rosellón, Nunó Sanç, y con el infante Pedro de Portugal para el empeño. Las tropas de la corona de Aragón ocuparon el castillo de Ibiza el 8 de agosto de 1235.
                                                          
                                                                      foto: seflick



                                                                    foto: Javier D.



                                                           foto: Darryl Hughes


                                                       foto: Trey Ratcliff


                                                                foto: GwiR


El yacimiento fenicio de Sa Caleta se encuentra en una pequeña península que queda entre la playa des Codolar y el Puig d'es Jondal, en la costa sur de la isla. Hacia los años 600-900 a. C., fue abandonada de manera total y definitiva. Los pobladores fenicios se instalaron en la bahía de Ibiza donde fundaron la ciudad de Ibiza, un lugar que, a la larga, respondía mejor a las expectativas de organización y crecimiento que los fenicios habían visto en esta isla.
                                         
                                                    foto: David Domingo



                                                   foto: Giorgio Samorini

                                              Villa en Cala d'Hort

                                                        foto: Ana Ovando


La iglesia de Santa Eulària, en Es Puig de Missa, fue uno de los cuatro templos fortaleza que se erigieron en la isla como protección frente a los ataques de los corsarios turcos y norteafricanos, junto con los de Sant Miquel, Sant Jordi y Sant Antoni. 

                                                        foto: Xavier E Traité
 
                                                 
Necrópolis del Puig des Moli es uno de los cementerios púnicos más grandes del mundo. Se trata de una serie de cuevas a las que descendían por una abertura que estaba cerrada con losas. Dentro estaban los sarcófagos. A veces los cadáveres estaban cubiertos simplemente por unas placas. Toda la ladera del monte llamado Puig des Molins se halla perforada por estas pequeñas cuevas colectivas, en las que se han llegado a encontrar entre 4 y 5 mil hipogeos. Los enterramientos son de inhumación o de cremación, dependiendo de la época en que fueran ocupados.
 
                                                        foto: Ana Ovando


No hay comentarios:

Publicar un comentario