Patrimonio de la humanidad es el título conferido por la UNESCO (La Organización de las Naciones, la Educación, la Ciencia y la Cultura) a lugares específicos del planeta para catalogar, preservar y dar a conocer su importancia cultural o natural para la herencia común de la humanidad.
Quiero enseñaros estos sitios y monumentos maravillosos y aseguraros, que los lugares menos conocidos os van a sorprender gratamente.

martes, 14 de febrero de 2017

Patrimonio inmaterial de Rusia

El espacio cultural y la cultura oral de los semeiskie
Los semeiskie, o “Viejos creyentes”, forman una comunidad confesional cuyos orígenes se remontan al cisma de la Iglesia ortodoxa rusa, en el siglo XVII. Su historia ha estado marcada por la represión y el exilio. Bajo el reinado de Catalina II, los creyentes del “antiguo sistema” de diversas regiones de Rusia fueron desterrados a Siberia, y más particularmente a Transbaikalia, donde siguen viviendo actualmente. En esa región remota han preservado elementos de su cultura de origen, lo que les ha dado una identidad de grupo. El espacio cultural de los semeiskie, al este del lago Baikal, es un vestigio de expresiones culturales de la Rusia anterior al siglo XVII. La comunidad, de unas 200 000 personas, habla un dialecto ruso impregnado de elementos de bielorruso, de ucraniano y de buriata. Los semeiskie siguen practicando antiguos ritos ortodoxos, perpetúan actividades cotidianas basadas en el culto a la familia (la palabra semeiskie significa “los que viven en familia”) y aplican principios morales estrictos. También se distinguen por sus trajes tradicionales, artesanía, casas, pintura, artes decorativas, alimentación y música. Sus coros polifónicos, que se forman con motivo de las fiestas familiares y populares, son también dignos de mención. Esos cantos, llamados “cantos lánguidos”, tienen su origen en la liturgia religiosa de la Edad Media. Marginadas hasta el fin del periodo soviético, las comunidades han tenido que adaptarse a las mutaciones socioeconómicas posteriores, en especial a la presión de las nuevas tecnologías que tienden a uniformizar varios elementos de esta cultura.

                                                          fuente: Unesco



                                                         fuente: Unesco


 La epopeya heroica yakuta Olonjo
El término “Olonjo” designa a la vez la tradición épica de Yakutia, una de las artes épicas más antiguas de los pueblos turcicos y la epopeya central de esta tradición. Hoy día, todavía se representa de vez en cuando en la República de Saja (Yakutia), situada en el extremo oriental de la Federación de Rusia. Estos cuentos poéticos, que pueden variar de 10.000 a 15.000 versos, son interpretados por un cantante-narrador en dos partes: una cantada en verso que se alterna con otra en prosa compuesta por recitativos. Además de poseer dotes de actor y de cantante, el narrador debe ser un maestro de elocuencia y de improvisación poética. La epopeya relata numerosas leyendas sobre antiguos guerreros, divinidades, espíritus y animales, pero también trata de acontecimientos contemporáneos, como la desintegración de la sociedad nómada. Dado que cada comunidad tenía su propio narrador con un amplio repertorio, circulaban numerosas versiones del Olonjo. La tradición surgió dentro del contexto familiar como una forma de entretenimiento y un medio de educación. Esta epopeya, reflejo las creencias de Yakutia, también es un reflejo del modo de vida de una nación pequeña que lucha por su supervivencia en tiempos de inestabilidad política y en diversas condiciones climáticas y geográficas. Los cambios políticos y tecnológicos acaecidos en Rusia en el siglo XX amenazaron la existencia de esta tradición épica en la República de Saja. Pese al interés cada vez mayor que suscita el Olonjo desde los años de perestroika, esta tradición está amenazada debido al escaso número de los que la detentan, todos de edad avanzada.

                              fuente: 유네스코와 유산 - 유네스코한국위원회

No hay comentarios:

Publicar un comentario