Patrimonio de la humanidad es el título conferido por la UNESCO (La Organización de las Naciones, la Educación, la Ciencia y la Cultura) a lugares específicos del planeta para catalogar, preservar y dar a conocer su importancia cultural o natural para la herencia común de la humanidad.
Quiero enseñaros estos sitios y monumentos maravillosos y aseguraros, que los lugares menos conocidos os van a sorprender gratamente.

sábado, 11 de febrero de 2017

Ouadi Qadisha y Bosque de los cedros de Dios. Líbano

Ouadi Qadisha, también conocido como Valle Santo es el sitio donde se sitúan algunas de las comunidades monásticas más antiguas de Oriente Próximo. Las cuevas naturales del valle, que estaban dispersas y eran de difícil acceso, proporcionaban a los monjes y eremitas las condiciones de aislamiento suficientes para vivir la devoción, soledad y contemplación cristiana. Muchas de las cuevas e irregularidades en los precipicios eran adaptadas como viviendas o celdas individuales y capillas, y los monasterios y otros edificios fueron posteriomente excavados en las caras de los precipicios del valle. Algunos tienen frescos en su interior o fachadas labradas en piedra. Junto a las cuevas, se construían terrazas para que los eremitas cultivaran cereales, vides u olivos.

                                                            foto: Alexander


                                                   foto: Wendkuni


                                                       foto: Wendkuni


Monasterio de Nuestra Señora de Qannubin

                                              fuente: Instagram Search Engine


Monasterio de San Antonio de Qozhaya se piensa comúnmente que las primeras edificaciones fueron construidas a lo largo del siglo IV. Aunque fue destruido varias veces, aún quedan vestigios arqueológicos del siglo VII, además de algunos manuscritos, el más antiguo un documento de cocina del año 1000.

                                                       foto: Stefano F


                                                           foto: Stefano F


Monasterio de Nuestra Señora de Hawqa, Monasterio de Mar Sarkis, Monasterio de Mar Lishaa


Los Cedros de Dios son los supervivientes de los inmensos bosques de cedros que cubrían antiguamente las laderas del monte Líbano. Su madera fue explotada por los asirios, los babilónicos y los persas así como los fenicios. La madera era especialmente estimada por los egipcios para la construcción naval. Salomón los utilizó en la construcción del primer templo de Jerusalén y el Imperio otomano también los utilizó los cedros para construir su sistema de ferrocarril. El bosque está rigurosamente protegido. Es posible su visita acompañado de un guía autorizado. Tras una fase preliminar en la cual se despejó la tierra de detrito, las plantas enfermas fueron tratadas y la tierra fertilizada, se inició un programa masivo de repoblación forestal por el comité de los amigos del bosque del cedro en 1985. Los frutos de este trabajo sólo se podrán apreciar en las próximas décadas debido al lento crecimiento del cedro.

                                                            foto: Wendkuni


                                                             foto: Wendkuni

No hay comentarios:

Publicar un comentario